Categorías
Críticas

El chico del millón de dólares, crítica: divertido impacto cultural entre Occidente y Oriente

Una historia deportiva única con un ambicioso objetivo de transformación nunca antes imaginado en el mayor deporte americano.

Dirigida por Craig Gillespie y producida por Walt Disney Pictures, esta película de 2014 trae a la pantalla un relato biográfico basado en la verdadera historia de los pitchers Rinku Singh y Dinesh Patel, los primeros hindúes de la historia en firmar un contrato profesional con un equipo de béisbol americano de las mejores ligas.

El chico del millón de dólares, o Million Dollar Arm, nos cuenta la historia de J.B. Bernstein (Jon Hamm), un agente deportivo con poco éxito que ve una oportunidad de oro en la idea de viajar a la India y organizar un concurso llamado "The Million Dollar Arm" para encontrar a los dos mejores lanzadores de cricket del país y llevárselos a Estados Unidos donde quiere convertirlos en las nuevas estrellas de la Major League de béisbol.

Comparándolos y entrelazándolos, el film pone de manifiesto de forma evidente y atrevida el enorme contraste que existe entre la India y los Estados Unidos, dos mundos completamente distintos. El viaje de JB nos permite ver, como en pocas ocasiones, la India más real, sorprendente y conmovedora, llena de vida y color: el barullo de las calles abarrotadas de personas y alguna que otra vaca paseando, los coches y rickshaws tocando las bocinas sin parar, los niños corriendo arriba y abajo, la fuerza y alegría de las multitudes que se reúnen en cuestión de instantes ante acontecimientos novedosos y su modus operandi que sorprende a cualquier occidental. Por su parte, la llegada de los ganadores del concurso a Los Ángeles nos revela los contrastes que pueden experimentar otras culturas ante el estilo de vida norteamericano. Un espectáculo digno de ver.

Rinku Singh and Dinesh Patel, los ganadores del concurso de 2008.

La línea de acontecimientos, con los altos y bajos propios de enfrentarse a una propuesta arriesgada e inédita en el mundo del béisbol americano, sigue un buen ritmo. Y se mantiene un tono agradable durante toda la historia, en gran parte gracias a los divertidos y entrañables personajes: JB y su determinación; los dos jóvenes talentos que, lejos de su familia y país natal, se ven metidos de lleno en un nuevo ambiente con normas de conducta desconocidas; el peculiar cazatalentos que ayuda a JB a encontrar a los mejores candidatos con su inmejorable oído; el pequeñito ayudante-intérprete hindú, entusiasta y cómicamente obediente… Todos ellos, uniendo fuerzas e intereses, tejen una trama llena de humor, expectativas y emoción en este adorable retrato de superación y compañerismo. Pues, "a veces, para ganar hay que cambiar el juego".

El chico del millón de dólares está actualmente disponible para alquiler o compra en Apple TV, Rakuten TV, Amazon Prime o Google Play y, bajo suscripción, en Disney+.